Publicado el

Citius altius fortius.

Lema de los Juegos Olimpicos, significa “más rápido, más alto, más fuerte”.

El aumento de la velocidad en los trenes es una de las constantes en la historia del ferrocarril. Desde los 56 km/h que consigue Stephenson con la Rocket, hasta los 574,8 km/h del tren Alstom V-150 frances en 2007, media la loca carrera de la velocidad, en la que participan todas las compañías ferroviarias. En esta carrera, ocupan un lugar destacado locomotoras que en su día fueron auténticas precursoras, con récords de velocidad todavía sorprendentes. Pocos años después de la construcción de la primera locomotora, se bate el récord mundial de velocidad. Una máquina del Great Western, la Ixion, recorre los 85 km que separan Londres de Didcot a una velocidad punta de 120 km/h. Esta velocidad la superan, antes de que finalice el siglo, franceses y estadounidenses. La Crampion Este con caldera Flamand, alcanza en 1890 los 144 km/h mientras que una locomotora de la compañía estadounidense Central Railroad of New Jersey alcanza los 156 km/h. El nacimiento del s xx trae consigo el desarrollo de la tracción diesel y eléctrica y nuevos récords de velocidad. En 1903 dos automotores alemanes alcanzan los 209 km/h.

Este récord no se supera hasta 1931 en que un extraño artefacto de dos ejes, el Schienenzeppelin  alcanza los 230 km/h,

cifra que ninguna locomotora de vapor consigue a lo largo de su historia, ya que la barrera se sitúa en torno a los 200 km/h, que logra una Mallard en 1938.

 Hay que esperar a la tracción eléctrica para empezar a romper todos los récords. En 1954, una locomotora francesa alcanza los 243 km/h, velocidad que los mismos franceses superan un año  después.

al alcanzar los 331 km/h, y que vuelven a superar en 1981 con un TGV, al conseguir circular a 380 km/h en la nueva línea París-Sureste.

El ferrocarril entra de lleno en lo que se define como «alta velocidad», que comienzan los japoneses con los famosos «trenes bala» en la New Tokaido Line, la línea japonesa de alta velocidad, que entra en servicio en 1964. Cuatro generaciones de trenes bala han cambiado por completo la fisonomía y las perspectivas de los ferrocarriles japoneses. La primera generación comienza en 1962, con dos prototipos de tren de 8.900 kW; aptos para desarrollar los 260 km/h y con todos los ejes motores y un freno reostático; en la década de 1970, esta velocidad se supera al disponer de motores controlados por tiristores y alcanzar los 319 km/h. La tercera generación, serie 100, entra en funcionamiento en 1986; y la cuarta generación, con un prototipo de 1989, se caracteriza por su peso por eje más reducido, motores trifásicos, bogies de aluminio ligero y un diseño frontal diferente, que le permite alcanzar los 300 km/h.

 Los franceses, por su parte, construyen su primer prototipo de alta velocidad en 1972, incorporando elementos más propios de la aviación que del ferrocarril. El TGV-001 está formado por cinco coches, de los cuales los de los extremos son motores, e incluyen una turbina de gas que proporciona, mediante un generador, corriente continua a todos los motores, uno por eje. La potencia total es de 3 760 kW y supera los 300 km/h. En 1978 empieza a rodar el primer TGV convencional entre París y Lyon, alcanzando la velocidad de 380 km/h. El TGV es, en la actualidad, uno de los trenes convencionales más veloces del mundo, operando en algunos tramos a velocidades de hasta 320 km/h. En condiciones especiales de prueba, un tren Alstom V-150 alcanzó la velocidad de 574,8 km/h en el año 2007.

También los ferrocarriles alemanes participan en esta nueva carrera de la alta velocidad. En 1970, la Deutsche Bundesbahn (DB) inicia los ensayos con los trenes ET-403, de construcción liviana y un interior muy confortable con teléfono, sala de reunión, etc. En 1981, estos trenes circulan convencionalmente entre Frankfurt y Düsseldorf en un servicio conjunto de los ferrocarriles alemanes y la línea aérea Lufthansa. Este mismo año, la DB comienza la construcción de su tren experimental ICE capaz de superar los 400 km/h.

 Italianos, australianos, estadounidenses, canadienses y otros países también ensayan sus prototipos de trenes de alta velocidad, así como España. 

(Fuente: Tecnologia y Humanidad. Trenes)

NOTA: Otros records no acreditados:

Railbike Land Speed Record Attempt

 

 

Acerca de angelfdezcorral

MIS AFICIONES...LO HABEIS ADIVINADO, EL CINE Y LOS TRENES!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s