Publicado el

Recuerdos del futuro.

Hubo un tiempo en el que la tecnología futurista casi alcanzo el Mañana.

George Bennie Railplane.

Bennie George nació en 1892 en los días de locomotoras de vapor y al igual que muchos niños pequeños, desarrolló una pasión por los trenes.  Fue en 1920, mientras contemplaba el funcionamiento de uno de los primeros motores diesel, cuando tuvo la idea de no sólo acabar con el carbón como combustible si no la de crear un revolucionario medio de transporte. Grandes pórticos elevados conducirían un monorraíl dotado de hélices impulsadas por motores eléctricos a la velocidad de 190 kmh.

Su folleto publicitario del proyecto describe un turismo lujoso.El uso de acero inoxidable y vidrios de colores en las ventanas con alfombras, cortinas y cómodos sillones en el interior. La seguridad fue una característica importante. Contaba con un doble sistema de frenado automático y un carril inferior que impedía el balanceo de la cabina

Desde el principio, sus ideas capturaron la imaginación del público ganando una medalla de oro en la Exposición Industrial en Edimburgo en 1922 por su diseño innovador.

El Railplane fue inaugurado oficialmente el 8 de julio 1930, cuando la prensa y autoridades fueron invitadas a los viajes en la línea de ensayo. George Bennie nunca fue capaz de encontrar apoyo financiero para el desarrollo futuro del sistema. Había invertido grandes cantidades de su propio dinero en la construcción de la pista de pruebas y se declaró finalmente en bancarrota en 1937. La pista fue demolida en 1941 para ayudar en la campaña de chatarra de guerra y Bennie murió en el olvido en 1954. El Railplane, que se estaba oxidando en un campo en Milngavie, fue vendido para desguace en la década de 1960.

Monorail Safege.

En 1947, el ingeniero francés Lucien Chadenson se interesó en la línea experimental Bennie Railplane.  También impresionado por la Linea 11 del metro de París, que utiliza los neumáticos de goma, decidió combinar los dos principios.  El resultado fue un monorraíl suspendido en el que los bogies están protegidos de las condiciones climáticas dentro de una caja de acero. La pista de ensayo funcionó durante muchos años en Chateauneuf, al sur de París. Los aficionados al cine pueden reconocerla en la pelicula “Fahrenheit 451”.

Anuncios

Acerca de angelfdezcorral

MIS AFICIONES...LO HABEIS ADIVINADO, EL CINE Y LOS TRENES!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s