Publicado el

AQUEL J****O TREN BLINDADO.

AQUEL J****O TREN BLINDADO.

El ferrocarril ha suscitado el interés de los militares de todo el mundo prácticamente desde el mismo momento de su nacimiento. A partir de 1829, año en que el británico Robert Stephenson puso en marcha el primer servicio ferroviario regular entre Liverpool y Manchester, los estados europeos (y, poco después, también los del resto de países del globo) vieron las posibilidades del tren como vehículo de utilidad militar, ya fuese para el transporte de tropas y suministros bélicos, o para ser empleados como plataformas de combate sobre las que aunar movilidad, protección y potencia de fuego.

No obstante este prematuro interés, fue preciso esperar a la década de los 60 del siglo XIX para que el tren desempeñase un papel bélico verdaderamente relevante; durante la Guerra de Secesión norteamericana, que sacudió los Estados Unidos entre 1861 y 1865, tanto el Norte como el Sur hicieron un uso extenso de los ferrocarriles con fines militares, artillando y blindando sus vagones y sus locomotoras, y desarrollando nuevas tácticas para explotar al máximo las capacidades bélicas de este medio de transporte. Trenes de asalto, trenes de asedio, trenes-hospital, trenes de ingenieros, trenes-brulote… Las innovaciones se sucedieron a lo largo de esos cuatro años, y el resultado fue la consideración del ferrocarril como un elemento imprescindible para librar las guerras de una forma eficiente y “avanzada”.

Los conflictos coloniales victorianos así como la Guerra Franco-Prusiana y las numerosas contiendas combatidas en el este de Europa y en el Lejano Oriente, ampliaron aún más el prestigio del ferrocarril militar. Los británicos hicieron un gran uso de trenes blindados durante la Segunda Guerra Bóer, e incluso los infantes de marina y los marineros de la Brigada Naval inglesa recurrieron a uno de ellos durante la campaña de Sudán de la década de los 80. También los franceses trataron de utilizarlos contra las tropas prusianas entre 1870 y 1871, aunque los resultados fueron más bien modestos.

El joven Winston es una película de 1972 basada en los primeros años del futuro Primer ministro del Reino Unido Winston Churchill.

Con el fin de la Guerra Civil Rusa, acontecido en 1923, los trenes blindados perdieron buena parte de su prestigio como herramientas militares eficaces. El desarrollo de la aviación y el de los carros de combate, unidos a las naturales limitaciones de movilidad del ferrocarril y a la facilidad con la que un tren puede ser descarrilado o inmovilizado, mermaron considerablemente su prestigio, y a partir de los años 30 muchas naciones optaron por prescindir de tan limitado y costoso medio de combate.

The Battle For The Southern Trail.

No obstante, aunque a una escala infinitamente menor que durante la Gran Guerra, los trenes blindados jugaron un destacado rol en las primeras fases de la Segunda Guerra Mundial, en especial en manos de los ejércitos polaco y soviético; incluso el Tercer Reich desarrolló modelos eficaces y revolucionarios, entre los que destacaron el tren modular de reconocimiento Panzerpahzug y el vagón de protección Panzerjägerwagen BP-44 Pz-75. El resultado bélico general de estas máquinas fue discreto.

 

The Last Armored Train. Miniserie de la television rusa del año 2006, ambientada en la Segunda Guerra Mundial.

 

 

Fuente: Trenes blindados. Foro Gran Guerra.

Acerca de angelfdezcorral

MIS AFICIONES...LO HABEIS ADIVINADO, EL CINE Y LOS TRENES!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s