Publicado el

Damisela en apuros.

La damisela en apuros es un tema clásico en el arte, literatura, cinematografía y videojuegos de todo el mundo. Suele ser una mujer joven, bella y núbil puesta en graves aprietos por un villano o un monstruo y que necesita un héroe que se lance a su rescate. Se ha covertido en un personaje tipo, particularmente en los melodramas.

El término «damisela» (del francés antiguo dameisele, ‘señorita’), un arcaísmo que se usa poco en la actualidad salvo para lograr un efecto antiguo o en expresiones como la presente, atestigua su origen en las canciones e historias de caballeros errantes medievales, que consideraban el rescate de estas mujeres una parte esencial de su razón de ser.

La indefensión de estas damiselas, que a veces son presentadas como imprudentes e incompetentes hasta el punto de la ingenuidad, junto con su necesidad de alguien que las rescaten, han hecho de este estereotipo un blanco de críticas feministas.

Las desventuras de la damisela en apuros gótica perduraron en el cine mudo, donde la dama en apuros se enfrentaba a los nuevos peligros de la revolución industrial abasteciendo la nuevas necesidades de espectáculo visual del medio. Aquí hallamos clichés tales como el de la heroína atada a las vías del tren, a menudo por un sórdido villano con el peculiar mostacho rizado y encerado. Los aserraderos fueron otro peligro estereotípico para las damiselas de la era industrial. (Wikipedia)

Permanezca en sintonia dirigida por Peter Hyams y protagonizada por John Ritter, Pam Dawber, Jeffrey Jones, David Tom, Heather McComb, Joyce Gordon, …

Atrapados en la tele.
Roy, un televidente empedernido, recibe un día la visita de un tipo que le ofrece la instalación de un sistema con más de 600 canales. A través de él, Roy y su mujer se introducen en el interior de los programas televisivos. Allí deben sobrevivir 24 horas. Los hijos, que ven todo a través de la pantalla, tratará de ayudarles.

El correcto artesano Peter Hyams (Capricornio Uno, 2010: Odisea dos, Testigo accidental) imprime un ritmo trepidante a la historia, y sus personajes igual se encuentran en un western que en una película de cine negro. La idea es ingeniosa, pero le falta un punto de gracia. La ironía de presentar la televisión como una iniciativa diabólica se mitiga al presentar a unos personajes que escapan de las situaciones comprometidas recurriendo, precisamente, a su memoria televisiva.(decine21)

 

Acerca de angelfdezcorral

MIS AFICIONES...LO HABEIS ADIVINADO, EL CINE Y LOS TRENES!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s