Publicado el

Los jefes de estación.

Los jefes de estación han sido tradicionalmente los superiores inmediatos de los empleados. Pero es que además según los reglamentos específicos de la profesión de principios de siglo, asumían numerosas responsabilidades, desde las que afectaban a los viajeros hasta las mercancías, así como la formación, salida y llegada de trenes teniendo también la obligación de vigilar la distribución de billetes y la custodia de todos los bienes de la compañía.

Al referirse a sus obligaciones (lo único de lo que hablaba su reglamento) las compañías no dejan ningún cabo suelto desde que deben presentarse “con el uniforme completo y limpio” hasta que “deben conducirse de una manera irreprochable” e intervenir “para que cese cualquier altercado o disputa que se promueva entre el público y los empleados”, además de “no dejar su puesto bajo ningún pretexto hasta después de recibir el permiso escrito y haber sido reemplazado”. Hay que añadir que mientras los trenes permanecían en la estación el jefe y los empleados “procurarán no hablar con los viajeros más que para asuntos de servicio”.

         En otras épocas y casi hasta mediados de los sesenta en que el ferrocarril era casi el único medio de transporte de mercancías, contar con el apoyo del jefe de estación era importante, lo que daba relieve a su puesto de trabajo. Su presencia, siempre bien trajeado,era muy llamativa, vigilando la entrada de los trenes con un farol en la mano de tres colores para hacer las señales apropiadas o cuando ordenaba su salida “por medio de un silbido algo prolongado (mediante un pito o silbato de mano) que será transmitido por un toque de cornetilla como señal ejecutiva para ordenar al maquinista la marcha del tren”.

Oficios tradicionales.

Destinazione Piovarolo dirigida por Domenico Paolella y protagonizada por Totò, Irene Cefaro, Marisa Merlini, Tina Pica, Ernesto Almirante, Arnoldo Foà, …
Antonio La Quaglia, tras tres años de espera por fin consigue un puesto como jefe de estación. Su destino: Piovarolo; un pequeño pueblo donde solo para un tren al día y siempre llueve. En cuanto se instala, se da cuenta de que aquello no era la estación de sus sueños e intentará todo lo posible para conseguir un traslado. (FILMAFFINITY)

Oh, Mr Porter

 

OH MR.PORTER, comedia britanica dirigida en 1937 por Marcel Varmel y protagonizada por Will Hay.
Un inepto trabajador ferroviario es destacado como jefe de estacion en un remoto y aislado pueblo en el norte de Irlanda. Sus ayudantes seran un anciano y un joven insolente. Una muestra de alocada comedia deudora del cine mudo.
Saludos!!

Anuncios

Acerca de angelfdezcorral

MIS AFICIONES...LO HABEIS ADIVINADO, EL CINE Y LOS TRENES!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s