Publicado el

1985: el gran cierre de lineas.

La nochevieja del año 1984 fue la última en que 914 kilómetros de vía sintieron sobre sus veteranos hierros el paso del tren. Se hacía cumplir así un acuerdo del Consejo de Ministros del 30 de septiembre de 1984 que exoneraba a Renfe de mantener el servicio ferroviario en aquellas líneas cuyos ingresos no llegaran a cubrir el 23 por ciento de los gastos, facilitando así la “suspensión” del tráfico de trenes.

Ciertamente, con este estricto parámetro hubieran sido muchos más los kilómetros cerrados en aquel entonces. El primer estudio, basado en datos de 1982, preveía suspender servicios en 37 tramos, los cuales sumaban nada menos que 3.500 kilómetros de vías. Presiones locales e incluso desde la propia Renfe forzaron a una revisión de aquella cruda sentencia, amortiguando un poco aquel mazazo.
Apagado el respirador que mantenía con vida aquellas vías, desde aquella en nochevieja hubo itinerarios (aquellos 914 kilómetros ) que no llegaron a ver el paso de los trenes nunca jamás, aunque no es menos cierto que ya en algunos de ellos hacía tiempo que no circulaba tren alguno. Otros, unos 603 kilómetros, dejaron de ver trenes de viajeros y vincularon su destino al albur de la rentabilidad comercial de los trenes mercantes que, desde entonces fueron, por tiempo indeterminado, sus únicos usuarios. Junto a estos últimos, hubo otros 299 km de vías que ya por entonces estaban consagradas al trafico mercante y que mantendrían estos servicios en tanto en cuanto fuera rentable para Renfe, librándose a ésta de la obligación de mantenerlas y al Estado de cubrir sus déficits de explotación.

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=_envKyxs3v4%5D

Los gobiernos regionales no quedaron de brazos cruzados ante aquel cataclismo ferroviario, y en Extremadura, Andalucía, Murcia, Valencia y Cataluña se establecieron acuerdos por los cuales los entes autónomos asumirían desde entonces los déficits referidos a los trenes de viajeros en algunos de los tramos marcados para su cierre.

Aquellos 900 kilómetros que dejaron de ver pasar trenes mantuvieron, sin embargo, sus carriles. El acuerdo del Consejo de Ministros garantizaba el mantenimiento de la superestructura ferroviaria en función de su posible utilidad logística para cuestiones militares o en la deseable previsión de una posible reapertura al tráfico ferroviario si las condiciones socioeconómicas que motivaron los cierres cambiaran de tal manera que, de nuevo, fuera posible reabrirla. Lamentablemente, lejos de suceder aquello las cosas evolucionaron por un camino más oscuro.

En lo que se refiere a las líneas mercantes “abandonadas” a su suerte, su destino no fue, en la mayoría de los casos, muy halagüeño. El año 1996 marcó un punto de inflexión importante. Un nuevo acuerdo del Consejo de Ministros decidió que, tras once años de ausencia de servicio, y ante la falta de necesidades logístico-defensivas y las escasas perspectivas de rentabilidad futura, Renfe quedaba autorizaba al levantamiento de las vías y al inicio del procedimiento legislativo que, en clave patrimonial, le permitía disponer de estos terrenos para nuevos usos. Estas nuevas coordinadas supusieron la suspensión paulatina de los últimos tráficos mercantes que, con cierta regularidad, todavía se daban en la Ruta de La Plata (Plasencia-Astorga) y el Valladolid-Ariza. Por otra parte, en aquellas otras líneas que ya estaban cerradas desde el 85 (o incluso antes) a viajeros y mercancías se inició un paulatino proceso de desmantelamiento de vías e instalaciones.

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=XtLi_MFPy2M%5D

El AVE también se llevó en su camino la vieja línea Madrid-Ciudad Real, así como el tramo urbano cordobés del Córdoba-Almorchón.

Estas líneas cerradas se han convertido en bandera de reivindicación no sólo de los aficionados al ferrocarril. Los gobiernos locales y regionales no han dejado de postular su reapertura, y la clase política no ha dejado de prometer campaña tras campaña electoral, independientemente de su color político, la recuperación de algunos trazados señeros para la sociedad. Se han aireado propuestas que planteaban la reapertura de tramos siempre con las miras puestas en tráficos mercantes, pero nunca pasaron de las buenas palabras. Las propuestas de trenes turísticos están sobre la mesa, pero ninguna, hasta la fecha, ha llegado a fructificar plenamente a pesar de haberse dado en algunos casos avances importantes.

ViaLibre.

Anuncios

Acerca de angelfdezcorral

MIS AFICIONES...LO HABEIS ADIVINADO, EL CINE Y LOS TRENES!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s