Publicado el

Anna Karenina.

Todas las familias felices se parecen unas a otras; pero cada familia infeliz tiene un motivo especial para sentirse desgraciada. Esta es la frase con la que Lev Tolstói empezaba Ana Karenina y, de alguna manera, la síntesis del presentimiento que atormentaba al director Joe Wright a la hora de llevarla, de nuevo, al cine. ¿Cómo podía huir de la sensación de que todos los dramas de época se parecen? ¿Qué motivo especial podía encontrar en una historia –fascinante, trágica y, 139 años después de su publicación, aún vigente– acosada por una incuestionable impresión de déjà vu? Fuimos a localizar a San Petersburgo, a Moscú… vimos docenas de palacios pero ahí dónde íbamos nos decían: Aquí es donde se rodó la versión de 1997… Aquí es donde grabaron la última miniserie… Teníamos la sensación de estar haciendo algo que ya se había hecho muchas veces, cuenta a FOTOGRAMAS el productor Paul Webster. Wright optó por un giro radical. No iba a intentar reproducir al detalle la Rusia del Siglo XIX. Iba a capturar su esencia y la de Ana Karenina y lo haría en un solo escenario: un teatro. La idea nace de un ensayo histórico de Orlando Figes, El baile de Natacha (Ed. Edhasa) y lo argumenta el propio director: En él se dice que la alta aristocracia rusa vivía como si estuvieran en un escenario y todo fuera una función. Eran los protagonistas de una farsa. Hablaban en ruso a sus sirvientes y entre ellos en francés, italiano o inglés. Webster nos muestra una maqueta del escenario. Joe se tomó la metáfora al pie de la letra. El teatro es elástico: una puerta lleva a un campo, otra a un laberinto… Se metamorfosea según la escena: una pista de hielo, un salón de baile, un circuito de carreras de caballos o una estación de tren

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=szhKb-yb3Wo%5D

Anna Karenina, tras las escenas. Localizaciones del rodaje en el Didcot Railway Centre.

Ana Karénina  es una novela del escritor ruso León Tolstói publicada por primera vez en 1877. Había empezado a aparecer como folletín en la revista Ruskii Véstnik entre enero de 1875 y abril de 1877. La novela está considerada una de las obras cumbres del realismo. Para Tolstói, Ana Karénina fue su primera verdadera novela. Aunque muchos críticos calificaron la obra en el momento de su publicación como un «romance de alta sociedad», Fiódor Dostoyevski declaró que era una «obra de arte». Vladímir Nabókov secundó esta opinión, admirando sobre todo la «magia del estilo de Tolstói» y la figura del tren, que se introduce ya en los primeros capítulos(los niños jugando con un tren de juguete), desarrollada en capítulos siguientes (la pesadilla de Anna) hasta llegar al majestuoso final.

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=c6vqzf1rFcE%5D

Greta Garbo como Ana Karénina (1935) 

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=koYoxYnCwTY%5D

Ana Karénina y las muertes de los trabajadores ferroviarios, que la llevaran a su obsesión final.

Acerca de angelfdezcorral

MIS AFICIONES...LO HABEIS ADIVINADO, EL CINE Y LOS TRENES!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s