Guadix: 25 años después de Indiana Jones.

Que Guadix es escenario de cine es algo indudable. En sus alrededores y en pueblos de la comarca como la estación de La Calahorra, se rodaron en los años 70 casi un centenar de películas, la mayoría del género western. Sin embargo, en el año 1988, Steven Spielberg puso el ojo en la estación de trenes de Guadix para recrear un mercado turco.  Fueron muchos los extras de la comarca que participaron en esta superproducción que contó también con la mítica locomotora accitana Baldwin. Eso ha hecho que la plataforma Visita Guadix, a través de la red social Facebook, haya anunciado que quiere recrear en mayo de 2013 esa escena que convertía a la estación de trenes Guadix en el mercado turco de Iskenderun.

El anuncio va dirigido a todos los que quieran colaborar con esta peculiar iniciativa: “¿Te apasiona el cine? ¿Te apasiona tu ciudad? ¿Te gustaría recrear el mercado turco de Indiana Jones en la Estación de Guadix? En mayo del 2013 se cumplen los 25 años de la película Indiana Jones….” La idea  es representar la escena de la película rodada en la plaza de la estación hace 25 años para que la gente pueda visitarla durante todo el día, por supuesto todo de forma voluntaria.

El 16 de mayo de 1988 comenzó el rodaje en tierras españolas de la tercera entrega de las aventuras del arqueólogo cinematográfico más famoso del mundo, Indiana Jones y la última cruzada. La filmación comenzó en Tabernas (Almería) y en junio el equipo de Steven Spielberg se trasladó a Granada.

Aquí se rodaron diferentes escenas en la estación de tren de Guadix y en la Sierra de la Alfaguara. La estación ferroviaria fue convertida en un mercado árabe, en concreto de la ciudad turca de Iskenderun y, para otra escena, en una estación de tren como tal. Parada en el arcén se ve la mítica locomotora de vapor Baldwin 140, que ya ha aparecido en otras producciones cinematográficas.

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=4nT-EYVSS3I%5D
No se puede negar que se rodó en Guadix porque, como gazapo, en la escena de la estación, en medio de uno de los innumerables altercados con los nazis, se coló entre los extras un paisano ataviado con boina y fajín. En esta misma escena se aprecia, detrás de la cortina de un piso alto, el objetivo de una cámara fotográfica.

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=1Vo7BdBP9qY%5D

En Guadix también se rodaron escenas con la intervención de Harrison Ford -algunas incluso en diez ocasiones- que después fueron eliminadas en el montaje final de la película. En Guadix fueron contratados 175 extras, 20 de ellos altos y rubios para encarnar el papel de soldados alemanes. Los improvisados nazis cobraban por día de rodaje unas 8.000 pesetas. En una de las escenas de la película, Harrison Ford y Sean Connery viajan en una moto con sidecar y tienen que elegir el camino que seguirán en un cruce, ir hacia Berlín o seguir el Santo Grial. Esta escena está rodada en la Sierra de la Alfaguara en Huétor Santillán, en el cruce entre Las Mimbres y Prado Negro. Spielberg, su mujer y su hijo, que entonces tenía 3 años, se hospedaron durante el rodaje en el Parador Nacional de Turismo situado en el recinto de la Alhambra. Incluso se rumoreó que el director pidió permiso para rodar en el monumento granadino y que al final se le denegó.

Indiana Jones y la última cruzada fue estrenada en Estados Unidos el 24 de mayo de 1989 y se convirtió en un acontecimiento mundial. En España pudo verse a partir del 1 de septiembre del mismo año. La película optó a tres Oscar (mejor banda sonora, sonido y efectos de sonido) y al final ganó finalmente sólo este último. Ramón Ubric.

granadahoy.com

Harry Steele, el verdadero padre del Dr. Jones…

….y Richard Widmark en Huida hacia el Sol (con nazis incluidos), James Bond, los seriales de aventuras y ciencia ficción de los años cuarenta…Y es que a  George Lucas y Steven Spielberg les marcó –como a todos- el cine que vieron de niños.

 

Harry Steele (llámame Harry) es un guía turístico, gigoló en sus ratos libre, buscador de tesoros aficionado, machista, pendenciero pero con gran corazón.

 

Una entretenida película rodada en un “glorioso Technicolor”

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=X33ActK3gT8%5D

 

 

 

Harry Steele (Charlton Heston) y el oportunista Ed Morgan (Thomas Mitchell) llegan al Perú atraídos por la leyenda del oro de los incas. Según esa leyenda, el imperio de los incas fue destruido por los dioses cuando el fabuloso tesoro sagrado de oro y piedras preciosas fue robado del templo del Sol, hace ya varios siglos, y que se conserva en la tumba de Manco. Harry tiene un fragmento de un antiguo mapa de piedra que indica la situación de la tumba. Queriendo anticiparse a Ed Morgan, se apodera del avión particular del cónsul rumano y se marcha con Elena Antonescu (Nicole Maurey) a Machu-Picchu, en busca del tesoro… (FILMAFFINITY)

 

El primer “tweet” de la Historia.

El primer ferrocarril transcontinental de los Estados Unidos es el nombre de una línea de ferrocarril a través de los Estados Unidos que unió la ciudad de Omaha con Sacramento en los años 1860, uniendo así la red de ferrocarriles del Este de los Estados Unidos con California, en la costa del océano Pacífico. Se finalizó con la famosa ceremonia Golden Spike (clavo o remache de oro) celebrada el 10 de mayo de 1869 en Promontory (Utah), creando una red de transporte mecanizada de escala nacional que revolucionó la población y la economía del Oeste estadounidense.

La construcción del ferrocarril requirió hazañas enormes de ingeniería y trabajo para cruzar llanuras y altas montañas por parte de las compañías ferroviarias Union Pacific y Central Pacific, las dos empresas que construyeron la línea hacia el oeste y hacia el este respectivamente.

Unión Pacífico dirigida por Cecil B. DeMille y protagonizada por Barbara Stanwyck, Joel McCrea, Robert Preston, Anthony Quinn, Evelyn Keyes…
Este es un western épico, como no podía ser de otra manera si tras las cámaras está DeMille. La gran tarea alrededor de la que giran todos los personajes es la construcción del ferrocarril hacia el oeste, cruzando territorio indio. Como si los aborígenes no fueran obstáculo suficiente, los bienhechores deberán enfrentarse a inescrupulosos cuyo único afán es lucrarse con la obstrucción de la línea, para mantener las cosas tal cual están. Soberbias locaciones exteriores y -cómo no- hordas de extras vestidos con cuero y con la cara pintada hacen de éste un western colosal, de aquéllos que uno hecha de menos.

 

 

Into the West es una miniserie producida por Steven Spielberg que cuenta la historia de la colonización del Oeste Americano. Comprendiendo la época que va desde 1825 a 1890, Into the West retrata a dos familias multigeneracionales, una de colonizadores y otra de nativos americanos, ambas contando la historia de la conquista del Oeste, desde sus diferentes puntos de vista.
Ambientada como telón de fondo de importantes eventos históricos y culturales como la Fiebre del Oro, hasta la construcción del ferrocarril Transcontinental, pasando por la recolocación forzosa de los nativos americanos en las llamadas reservas
.

“Este país es fabulosamente rico en oro, plata, cobre, plomo…
ladrones, asesinos, forajidos… tahures… poetas, predicadores y liebres”.
Mark Twain sobre el Oeste

Con el ferrocarril, la civilización fue llegando al salvaje oeste. Y allá donde va la civilización le sigue el pecado. En el siglo XIX, por un lado, desde California, el tren avanzó con la Central Pacific Railroad. Y por otro, desde Nebraska, la Union Pacific. Siguiendo los raíles de esta última, la cadena AMC (Mad men, The walking dead) ha estrenado recientemente en EE UU, con división de opiniones en crítica y público, la serie Hell on wheels.
El título, Infierno sobre ruedas es la traducción, hace referencia al nombre que recibió el pueblo móvil que seguía la construcción de la línea del tren en 1865, justo al acabar la Guerra de Secesión. Una caravana formada por trabajadores (gran parte exesclavos negros, otra parte inmigrantes europeos, sobretodo irlandeses), los hombres de la compañía liderada por el empresario Thomas C. Durant (personaje real, cuya maldad está quizá exageradamente caricaturizada en la serie), prostitutas, predicadores, taberneros, mercenarios en busca de dinero a cambio de seguridad, criminales y buscavidas en general. En este ambiente se situa el protagonista, Cullen Bohannon (Anson Mount), un exsoldado confederado, que busca vengarse de los soldados norteños que mataron a su esposa durante la guerra. (quinta temporada. el pais.com)

 

Seis años después del comienzo de las obras, trabajadores del ferrocarril Central Pacific desde el Oeste y de la Union Pacificdesde el Este se encontraron en la cumbre de Promontory (Utah). Fue el 10 de mayo de 1869 cuando Stanford colocó el Clavo de Oro (Golden Spike) o el Último Clavo (Last Spike), que se encuentra actualmente en el Centro de Artes Cantor en la Universidad de Stanford, que simbolizó la finalización del ferrocarril transcontinental. En el que quizás fue el primer acontecimiento de medios de comunicación en directo del mundo, los martillos y el clavo fueron unidos por un cable a la línea de telégrafo de modo que cada golpe de martillo fuera oído como un chasquido en las estaciones de telégrafo a escala nacional. Tan pronto como el clavo ceremonial fue sustituido por un clavo de hierro ordinario, un mensaje fue transmitido tanto a la costa Este como a la costa Oeste que simplemente decía: “HECHO”. El país estalló en celebraciones al recibir este mensaje. (Wikipedia)

Fue Steven Spielberg aficionado al spaghetti western?

Me lo pregunto después de ver esta secuencia y quedarme con cierta sensación de “déjà vu”…

Las pistolas no discuten (Le Pistole non discutono) 1964. Italia/España Director: Mario Caiano Reparto: Rod Cameron, Horst Frank …
Un simpático ‘spaghetti-western’ en torno a la legendaria figura de Billy ‘el Niño’ con mucho de parodia. El famoso sheriff Pat Garrett prepara su boda. Durante la ceremonia el famoso bandido aprovecha para atracar el banco. Con el norteamericano Rod Cameron como Pat Garrett y el alemán especializado en villanos Horts Frank como Billy ‘el Niño’, es una película adelantada a su época cuando este tipo de ‘westerns’ sólo eran tímidas réplicas europeas al género de Hollywood por excelencia. A destacar también una banda sonora firmada por Ennio Morricone.